Conocido por sus amigos como “Chipi”, este compositor ha musicalizado nueve cortometrajes y su gran sueño es poner su arte en alguna producción de gran presupuesto.

El artista radica en Los Ángeles desde 2017.

La falta de presupuesto y la falta de interés por promover clases de arte, música o baile son algunos de los tropiezos que se pueden encontrar en las aulas, así que muchos jóvenes que buscan profesiones relacionadas con el arte suelen conformarse con carreras como ciencias de la comunicación o diseño gráfico.

Tal fue el caso de José Estrada, compositor y editor de sonido, conocido como “Chipi”, quien siempre tuvo un gran interés por la música. Nacido en Quetzaltenango, comenzó a tocar guitarra a los 16 años.

Estudió Ciencias de la Comunicación con el objetivo de mantener viva su conexión con la música y el cine. Con el tiempo, comenzó a tener una visión distinta de los artistas guatemaltecos y por primera vez, consideró que su carrera como artista podría ser una realidad algún día.

Trabajó durante cuatro años en estudios de grabación como asistente de ingeniero y editor de audio, y realizó algunos trabajos freelance, pero lo que despertó su verdadera pasión por la música en el cine, fue componer para distintos cortometrajes, uno de ellos ganador de su categoría en el Festival Ícaro.

Hoy, José cuenta con créditos en nueve cortometrajes terminados y tres en estado de post producción, los cuales se han presentado en festivales como el Central American Film Festival, Los Angeles Brazilian Film Festival, CAAM Fest, Yountville International Film Festival, San José International Film Festival, Holly Shorts y Los Angeles Asian Pacific Film Festival. Los últimos dos, avalados por la Academia y los ganadores pueden calificar al shortlist de los Oscar.

Mi meta es trabajar proyectos a gran escala y colaborar con los mejores cineastas de la industria. Los Ángeles es el corazón del cine y la música, por lo que no hay otro lugar que se le compare para seguir aprendiendo”, asegura Estrada.

Aunque se han tenido logros, considera que aún falta mucho por hacer para consolidar la industria del cine guatemalteco. “Existe una gran oportunidad de continuar fortaleciendo la industria del cine en Guatemala y educar a las nuevas generaciones” comenta.

Actualmente, trabaja en tres cortometrajes que buscan entrar a distintos festivales y cuenta con otros dos en preproducción que empezará a mitad de año y algunos largometrajes en etapa de negociación.